Trastorno Obsesivo-Compulsivo

¿Qué es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

El trastorno obsesivo-compulsivo es un trastorno crónico (duradero) común en el que la persona tiene pensamientos recurrentes (obsesiones) y en respuesta a estas obsesiones, tienen comportamientos (compulsiones) que siente la necesidad de repetir una y otra vez.

¿Cuáles son los tipos de Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

Algunos ejemplos de obsesiones son el miedo a los gérmenes o el miedo a lastimarse. Entre las compulsiones se incluye lavarse las manos, contar, revisar una y otra vez las cosas o limpiar. Esos ritos y pensamientos interfieren en sus vidas diarias.

¿Qué causa el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

El trastorno obsesivo-compulsivo puede tener un componente genético. Aunque hay ocasiones en que varios miembros de la familia lo tienen, nadie sabe a ciencia cierta por qué algunos en la familia lo tienen y otros no. El trastorno obsesivo-compulsivo suele comenzar en la adolescencia o a principios de la edad adulta. Tiende a aparecer a una edad más temprana en los niños que en las niñas.

Los investigadores han encontrado que varias partes del cerebro, así como ciertos procesos biológicos, desempeñan un papel clave en los pensamientos obsesivos y el comportamiento compulsivo, así como en el miedo y la ansiedad relacionados. Los investigadores también saben que las personas que han sufrido traumas físicos o sexuales tienen mayor riesgo de presentar el trastorno obsesivo-compulsivo.

¿Cuáles son los síntomas del Trastorno Obsesivo-compulsivo?

Las personas con trastorno obsesivo-compulsivo pueden tener obsesiones, compulsiones o ambas cosas. Algunas personas con este trastorno también tienen un trastorno de tics. Los tics motores son movimientos repentinos, breves y repetitivos, como parpadear excesivamente, hacer muecas faciales, encoger los hombros o sacudir la cabeza o los hombros. Entre los tics vocales más comunes están carraspear la garganta, olfatear fuertemente o hacer ruidos como gruñidos.
Las obsesiones pueden incluir:

  • Tener miedo a los gérmenes o a contaminarse
  • Tener ansiedad de perder o extraviar algo
  • Preocuparse de que alguna cosa mala le ocurre a sí mismo u a otros
  • Tener pensamientos no deseados y tabúes sobre el sexo, la religión u otras cosas
  • Mantener las cosas simétricas o en orden perfecto

Las compulsiones pueden incluir

  • Limpiar o lavar excesivamente una parte del cuerpo
  • Mantener o almacenar objetos innecesarios
  • Ordenar o arreglar las cosas de una manera particular y precisa
  • Comprobar repetidamente las cosas, como asegurarse de que la puerta esté cerrada o que el horno esté apagado
  • Contar repetidamente las cosas
  • Querer ser tranquilizado constantemente

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico también debe indicar si la persona con TOC (Trastorno obsesivo-Compulsivo) comprende que los pensamientos obsesivo compulsivos pueden no ser ciertos, o si está convencida de que son verdaderos (por ejemplo, es posible que alguien sepa que no es necesario revisar la estufa [cocina] 30 veces, pero que sienta que debe hacerlo de todas maneras).

¿Cuáles son los tratamientos para el Trastorno Obsesivo-Compulsivo?

Primero, hable con su médico o proveedor de atención médica acerca de sus síntomas. Es importante que su médico le haga un examen y le tome su historia clínica para asegurarse de que sus síntomas no sean causados por problema físico. Es posible que su médico le refiere a un especialista en salud mental, como un psiquiatra, psicólogo, trabajador social o consejero para una evaluación adicional o tratamiento.

Por lo general, el trastorno obsesivo-compulsivo se trata con terapia cognitivo-conductual, medicamentos o una combinación de ambos. Pregúntele a su profesional de salud mental cuál es el mejor tratamiento para usted.

Referencias

National Institute of Mental Health
Publicación de NIH Núm. SQF 16-4676 

Ref. American Psychiatric Association. Diagnostic and statistical manual of mental disorders, fifth edition: DSM-5.  Washington, DC: 2013.

     Share this page